CANCER DE PIEL

El crecimiento del mortal cáncer de piel llamado melanoma podría ser desencadenado cuando el sistema inmunologico se vuelve contra sí mismo, según indica un estudio reciente que también identificó el mecanismo que provoca que esto pueda suceder.

El melanoma agrupa apenas el 5 por ciento de los cánceres de piel, pero es la causa de la mayoría de muertes relacionadas con el cáncer de piel, indican las estadísticas de la Sociedad Estadounidense del Cáncer (American Cancer Society). La enfermedad con frecuencia es curable en sus primeras etapas, pero es difícil de tratar una vez se ha propagado de forma invasiva, anotaron los autores del nuevo estudio.

El estudio, que aparece en la edición actual de la revista Science Translational Medicine, se enfocó en una molécula específica que inhibe al sistema inmunitario, llamada B7-H1, en los tumores de melanoma.

En pacientes con tumores que expresaban la B7-H1, la supresión de la respuesta inmunitaria inflamatoria aceleró el crecimiento y aumentó la agresividad de los tumores, hallaron investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Yale y de las Instituciones Médicas Johns Hopkins.

Los investigadores también hallaron que las células tumorales usaban de alguna forma un componente del sistema inmunitario en sí (el interferón gamma) para activar la B7-H1 y suprimir el sistema inmunitario.

Nos sorprendió hallar que los tumores agresivos no solo pueden escapar o esconderse de las células inmunitarias que se infiltran, sino que pueden atacar, usando a la interferón gamma como arma contra el sistema inmunitario“, señaló en un comunicado de prensa de la Yale el autor líder del estudio, el Dr. Lieping Chen, profesor de inmunobiología de la Facultad de Medicina de la Yale y director del programa de inmunología del cáncer del Centro Oncológico Yale.

Este mecanismo podría ser responsable de la supresión inmune y del crecimiento tumoral en hasta 40 por ciento de los pacientes de melanoma, apuntó Chen. El hallazgo podría posibilitar el desarrollo de terapias que bloqueen esta capacidad de supresión inmunológica, añadió.

FUENTE: Yale University, news release, March 28, 2012